BIENVENIDOS A "LIBELULARIAS" CON LOS TEXTOS LITERARIOS DE MARTA ALICIA PEREYRA BUFFAZ.

Iniciado el sábado 4 de octubre de 2008 en la ciudad de Morteros, provincia de Córdoba, República Argentina y aquí continúo.

Seguidores

viernes, 31 de octubre de 2008

86. CON EL SOL EN LA BOCA




"Poder abrirme el sol en la boca, atarme el viento en los labios y deshilvanarme la cabeza, desagitándome el frío y el cansancio."




Poder y abrirme...
Ya tengo el sol en la boca.
Ato el viento
con las cadenas de tus labios.
Me deshilvano
los pliegues del cerebro,
olvido mi cabeza
en tu memoria
y el frío se desagita
y diluye en el cansancio.







Marta Alicia Pereyra

Morteros, 02-12-05

85. PAN




Caricia de espigas,
travesía de recuerdos y aromas,
alegre viaje de rumores,
búsqueda de mundos sensuales,
ritual de los sabores y del hambre,
cielo, silencio y país de mis sentidos,
alquimia de harina, agua y levadura.

Quiero masticar tu piel
y tu carnadura de trigales rubios.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 01-12-05

84. TUS 15 AÑOS




Niña de octubre,
una primavera de armonías
en tus ojos mece cielos
y grillos de jazmines te cantan.

Plumajes de caricias acunaron tu niñez
y, hoy, tu adolescencia es un rumor de amigos.
Tu biografía es memoria joven
y tu futuro, un viaje.
Recorrerás muchos caminos
en la alfombra mágica de tus sueños.
Podrás volar distancias
hasta donde nace el arco iris
y allí, en una constelación
de mil estrellas de agua,
encontrarás la puerta de tu universo.
Permanece en él,
así entenderás el misterio de tu vida.
Tu travesía dará multitud de frutos
y cosecharás racimos de milagros.







Marta Alicia Pereyra
Morteros, 12-10-05

83. YA LLEGÓ EL DÍA


Inspirado en el cuadro ""La toilette"" del pintor francés
Henri Toulouse-Lautrec (1864-1900)






Esa luz azul de la mañana
se escarcha en tu espalda de seda.
Anoche tu cabello navegó brumas
con una brújula de tabaco y alcohol;
se entretejen sus hebras, ahora, en tu rodete.

Tus enaguas volaron escenarios
y en tus medias negras anidaron miradas,
sin descansar, siguieron el ritmo del can can.

Ya en tu habitación,
las sombras se deshilacharon
y lavas los racimos nocturnos,
apagas ecos de caricias
y besos desmantelados
se escurrirán en la tina.

Las manos que buscaron
el país de tu misterio
son una máscara de recuerdos en fuga.

Ya llegó el día
y te irás al remolino de sueños.




Marta Alicia Pereya
Morteros, 21-11-05



82. POEMA CON PALABRAS ESDRÚJULAS: **ANGÉLICA Y SÓCRATES**


Fernando Botero, pintor, dibujante y escultor colombiano, nacido el 19 de abril de 1932.




Poema con palabras esdrújulas:


La lánguida Angélica
come espárragos y rábanos.
Sócrates está en el vértice
de un cuadrilátero célebre.
Ella, cándida, abre la válvula
y él estudia gramática.
Se inunda el ángulo
de un párrafo de su página:
la catástrofe díscola
espanta los pájaros.
Los persigue el águila
y el espíritu del sábado
se va con los glóbulos
a la dársena mórbida.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 17-11-06

jueves, 30 de octubre de 2008

81. POEMA CON PALABRAS ESDRÚJULAS: CÁNTICO


Imagen: Fernando Botero Angulo es un pintor, escultor y dibujante colombiano nacido el 19 de abril de 1932 en Medellín (Antioquia). Considerado el artista vivo originario de Latinoamérica más cotizado actualmente en el mundo. Icono universal del arte, su extensa obra es reconocida por niños y adultos de todas partes por igual.






Un cántico lánguido
recorre mis glóbulos.
Se resbala por mi tráquea,
cae en mi estómago,
el hígado ríe
y a la vesícula se le escapa una lágrima.
El técnico tiene una hipótesis:
Es el décimo caso nítido
en que ese bárbaro
irá al patíbulo.
¿Será un caso quirúrgico?




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 14-11-05

80. TODOS VIVEN ALLÍ

Poema con una sinestesia en cada estrofa.



Sobre el cielo en penumbra
rueda la Luna de azúcar celeste.

El lago se duerme en invierno
y se cubre con una sábana
de escarcha y silencio.

Entre el ramaje de la costa,
se esconde el gnomo del viento
perfumado de secretos murmullos.
Todos los fantasmas de tu recuerdo
viven allí, entre mis miedos.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 13-11-05

79. LUNA FLORIDA

"Remontando la luna" de Pilar Sala



Luna florida,
¿estás afligida?
Un cuerno te ató
un niño con tos.

Luna lunera,
espejas la primavera:
prados con flores
de suaves colores,
arbolitos muy verdes
en tu cielo pierdes,
rosas, lavandas
y jazmines por tandas.

Tienes una enredadera
que curiosea tu cadera.

¡Yo te miro
y suspiro!





Marta Alicia Pereyra

Morteros, 30-09-05

miércoles, 29 de octubre de 2008

78. SAGRADO CAMINO DEL JARDÍN




¿En tus entrañas vive el mundo?
Un camino me lleva a tu cielo de oro.
Los agapantos azules abanican fantasías
y el rumor púrpura exhibe un espectro
entre las violetas de tus deseos.

Te crees un santuario,
pero sólo eres un disfraz sagrado
que ondea llamaradas de magia.

Tus manos son la raíz de la confusión,
maniquí de escenografía
del ángel distraído,
que pintó el Sagrado Camino del Jardín.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 18-09-05

77. VELOS Y LIBROS SAGRADOS

Conviviendo en paz - de Nuria Escobedo



El sol paloma se posa en los árboles,
las sombras follaje se tienden en el suelo.
Las piedras y el sendero enamoran al estanque
y un pato mide el laberinto del día.

Ella camina con su hijo,
un velo esconde su rostro misterio,
sus manos sontienen su libro sagrado
y espera que se cumplan sus sueños.

Ellos, los estudiantes,
son testigos del ahora,
en aquel banco del estanque,
y hallan, en sus libros,el significado
del color que, tal vez, bajó del cielo.

Nosotros imaginamos las diferencias.
Algunos dividen y clasifican.
Nadie acepta lo que es distinto.

¡Después discutimos y lloramos!
¡En algún momento, nos arrepentimos!
A veces, ya es tarde.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 08-09-05

76. ¿BORRACHOS, LOS MUCHACHOS?... EL TRIUNFO DE BACO


El triunfo de Baco” es una pintura del español Velázquez, conservada en el Museo del Prado. Es conocida popularmente como “Los borrachos”. Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (Sevilla, 6 de junio de 1599 – Madrid, 6 de agosto de 1660) fue uno de los mayores exponentes de la pintura española, tanto en su período barroco, como a lo largo de toda su historia.




Sonrisas a la hora del brindis.
Elevan la copa con el cristal del vino
y el vaso con el jugo tinto.
¡Un instante de candor y alegría!

Él, con sus labios sensuales,
corona con pámpanos las sienes
del bebedor de las lágrimas de la uva.

Ojos oscuros, inocentes, cautivos;
mejillas trabajadas por la vida
se multiplican en el rojo tinto.
Piel de pan y risas con olor a tierra y vid.

Labios sedientos de la sangre de Baco
piden el rumor del duende líquido
y el corazón se les escapa por la memoria.

Hacen una fiesta de racimos
cuando una ronda de abrazos los une.
Se pierden en el ombligo del vientre vasija
y escapan por el éxtasis del alcohol.

Luego, el llanto amigo puede ser el olvido.
El fin será la comunión del sueño.


Marta Alicia Pereyra Buffaz
Morteros, 04-09-05

75. PARTIDA DE CAZA

Caza de la codorniz o Partida de caza (1775).
Óleo sobre lienzo. 290 x 226 cm.
Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828)
Museo del Prado (Madrid, España).



Los rayos del sol se astillan en un nuevo día.
Ellos, los cazadores, le toman el pulso al viento;
huelen al instinto ancestral.
El pointer olfatea el rastro de la perdiz,
los galgos siguen el compás de la liebre.

Los jinetes, predadores vitalicios,
asedian al monte inocente.
No se salva ni el ave del cielo
que comenzó a ganarse el día.

Sienten la fuerza del arma en el brazo
y están dichosos de competir por un trofeo.
Algunos caminan buscando la presa.
¡Qué presuntuosos se alejan del hastío de sus días!
¡Son insensibles a sus presas!

Cuando la tarde vuelva oscuro el día,
ellos traerán sus aves, sus liebres y conejos,
animalitos muertos,
que se fueron a emplumar la muerte.

La cacería crecerá en anécdotas.
¡Los gemidos de la vida buscaran el exilio en otro día!


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 28-08-05

74. SUS PESTAÑAS ACARICIAN PASADOS

" La persistencia de la memoria" o "Los relojes blandos"

Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech, Marqués de Pubol
(Figueras, 11 de mayo de 1904 — ibídem, 23 de enero de 1989),
más conocido como Salvador Dalí, fue
un pintor, escultor, diseñador, escritor y cineasta español.



En una playa de mi sueño
los instantes, segundos,
minutos y horas se doblan
y cuelgan de la rama de la vida.
¿Son de material plástico?

Ella duerme y su párpado se pliega,
sus pestañas acarician pretéritos,
su nariz huele presentes,
su lengua lame futuros,
busca una esperanza.

Las horas se derriten
en la aridez del tiempo
y el mar se coagula en un huevo.
Está cerca la distancia silencio.
¿Ella está viva?
Está en las volutas de la memoria.

¿Algo persiste?
Sólo el pasado no es suyo.
Su presente es la biografía de la ausencia
y en una ranura se cuela el mañana.

Oye el tic tac.
Es la costumbre de medir el tiempo.


En una playa de mi sueño
los instantes, segundos,
minutos y horas se doblan
y cuelgan de la rama de la vida.
¿Son de material plástico?

Ella duerme y su párpado se pliega,
sus pestañas acarician pretéritos,
su nariz huele presentes,
su lengua lame futuros,
busca una esperanza.

Las horas se derriten
en la aridez del tiempo
y el mar se coagula en un huevo.
Está cerca la distancia silencio.
¿Ella está viva?
Está en las volutas de la memoria.

¿Algo persiste?
Sólo el pasado no es suyo.
Su presente es la biografía de la ausencia
y en una ranura se cuela el mañana.

Oye el tic tac.
Es la costumbre de medir el tiempo.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 17-09-2003

73. GRITO RAÍZ



Vértigo de huellas sobre las huellas.
Él es cualquiera,
en algún barandal del vacío
o del ritual de la noche.

Siente un hueco en su neurosis.
Le quedan las alucinaciones.
¿Grita en sus pesadillas?
¿Busca racimos de silencios?

Solo en el destierro del amor,
solo en la indignación del gemido
se desahoga.
Se arremolina en su grito raíz
y se desahoga.

Nunca oyeron el clamor.
Todos están indiferentes.
Él se muere otra vez
y renace espectro nostalgia.

Sólo volverá el milagro.
Sólo cuando invente la paz.





“El Grito” (1893) de Edward Munch (1863-1944)
Óleo; Munch-museet. Oslo. Noruega. Edvard Munch (1863-1944) Este pintor y grabador noruego plasmó en su pintura todo el conflicto interior y la angustia de su grave enfermedad mental. Influido por Gauguin se le considera, junto a Van Gogh, como los precursores del expresionismo alemán. Su exposición individual en Berlín en 1892 se considera el inicio del movimiento Sezession. El Grito es uno de sus cuadros más conocidos y figura en cualquier tratado donde se trata del arte producido por los enfermos mentales.

Marta Alicia Pereyra
Morteros, 10-08-05

lunes, 27 de octubre de 2008

72. MAR ESCARABAJO


Llamaradas aceitunas a la hora de las espigas.
Ella está en silencio.
En una puerta deseaba distancias
y un temblor de máscaras.

Ejecuta un rito de lejanías.
Aún le queda aquel grillo.
¿Para qué? Ella se la pasa esperando
y gana rachas de versos.

A veces, recibe olas de poemas,
a veces, racimos de cuentos.
Se metaliza su voz
y se esconde en su memoria palabras.
Se siente bien.

Todos estamos aquí, con ella;
sus ojos recorren rumores;
sus manos, brújulas de teclas.
Se baña en un mar escarabajo.

Cuando llega,
sólo encuentra la amarillez del trigo.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 28-07-05

domingo, 26 de octubre de 2008

71. PESCADOR




Rayos de luna a la hora de la luna.
Él estaba en su barca
en cualquier mar frente a su destino
o al llamado del viento.

Siente un canto de sirenas.
Por lo menos le queda un poco de ilusión.
¿Para qué echa las redes?
¿Para qué moja su mirada en las olas?

Sólo cuando navega,
sólo cuando levanta sus frutos de plata
le hace bien descubrir su pesca
y meterse en su cielo gaviota.

Alguien vio su rostro:
una nariz tallada en piedra,
una sonrisa orillando recuerdos,
unos ojos teñidos de cielo escarchado.

Nadie es tan feliz.
Ahora tiene un corazón de coral,
se escapa por todos los puertos
y acaricia un poco la espuma de mar.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 25-07-05

70. Recreación de "El grito" de Edward Munch




EL GRITO





Remolino de histerias;
extravagancias bizarras,
laberintos de fluidos corrosivos,
huellas alucinadas,
travesías de vértigos insólitos,
racimos de horror,
mar de pesadillas estridentes,
barandal infame del infierno,
brújula de la neurosis,
río de los desatinos.

Calla los plumajes del odio,
abandona los espectros grotescos,
cierra tus ojos al horror y renace.

Lleguemos hasta los testigos de la ausencia,
al misterio de los milagros,
a las nostalgias de los indiferentes,
a los duendes de los destierros,
a la alquimia del verso para inventar la paz.









Nota: El grito, de Edward Munch


Oímos "El grito" no con los oídos sino con lo ojos y con el alma.
¿Y qué es lo que oímos? El silencio eterno. "El grito" es el reverso de la música de las esferas. "El grito" de Munch, palabra sin palabra, es el silencio del hombre errante en las ciudades sin alma y frente a un cielo deshabitado. (Octavio Paz, México, 1988)



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 14-07-05

69. PRÓLOGO PARA UNA NOCHE DE GARUFA




En un pedazo de la noche,
la luz tenue de un farol
lagrimea en la vereda
y en un patio, suspira un jazmín.

En esta escenografía de suburbio,
aparece un taita bien empilchao,
el funyi ladeao
y un lengue blanco al cuello.
Detiene su andar canyengue,
se apoya en el farol,
fuma un pucho
y piensa anillos de humo.

Al rato, cae su papusa:
melenita y ojos de azabache,
ñata respingona,
una sonrisa roja,
pollerita corta,
piernas dibujadas por medias negras
y en los pies, tacos altos.

Desde la ventana de un cotorro
se desmigajan las notas,
es un tango arrabalero y malevo.

Compadrito y pebeta
enroscan y desenroscan
corridas, cortes y quebradas,
dibujan firuletes
y multiplican 2 x 4.
¡Lindo prólogo para una noche de garufa!



=>VOCABULARIO LUNFARDO
TAITA. Hombre valiente y audaz.
LENGUE. Pañuelo grande que el orillero llevaba al cuello.
PAPUSA. Mujer hermosa.
FUNYI. Sombrero.
COTORRO. Como "bulín", habitación en que se vive solo o en pareja.
PUCHO. Cigarrillo.
ÑATO-TA. Romo, de nariz pequeña.
POLLERA. Falda.
COMPADRITO. Hombre joven del suburbio que imitó las actitudes de los compadres.
FIRULETE. En el baile, pasos complicados que dan los bailarines para demostrar destreza.
PEBETA. Muchacha.
GARUFA. Diversión, juerga.




Marta Alicia Pereyra
Morteros

68. LA MÍTICA GIOCONDA DE LEONARDO




Leonardo, pintaste un mito,
la belleza,
el misterio,
miles... millones de palabras,
un enigma,
unos ojos irónicos,
indolentes,
distraídos,
juveniles,
una sonrisa
infinita,
aérea,
eterna,
displicente,
unas manos gordezuelas,
acariciadoras,
atareadas en bordados
y labores mujeriles,
un escote pudoroso,
sin provocaciones.

¡Creaste a la mítica Gioconda
y el rito de amarla,
admirarla,
calumniarla,
divinizarla
por los siglos de los siglos!








Marta Alicia Pereyra
Morteros, 20-06-05

sábado, 25 de octubre de 2008

67. OTRO OTOÑO


Lámparas de miel y oro arden.
Iluminan el camino
que se esconde en la madurez de la niebla.
Las camelias son de porcelana
y se desgarran bajo el ámbar del sol.
El cielo conmovido lagrimea
sobre trémulos lirios.
Las hojas vagabundean y murmuran
abandonadas por un viento desmemoriado.
El aroma de las últimas rosas se desmaya,
se cae sobre el encaje con perlas húmedas
que tejió una araña con fatalidad textil.
Algunos verdes perennes se salvan;
otros, naufragan en la piel del otoño.
En el campo, los alambrados
dibujan pentagramas
para que los pájaros friolentos
entonen canciones que dicen de memoria.

Esta noche, cuando la luna sea una paloma
empalidecerá y anidará cansada de huir
en la cabellera dormida de la noche.
A la vera del sendero, plateará, impiadosa,
las hogueras vegetales
que verterán las estrellas de ceniza
si, tal vez, les quedan en alguna rama.

Yo me confundiré con los grillos
y canturrearé algunos versos ocres
bajo tu mirada frutal de terciopelo.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 12-06-05

66. MI VIDA


PAPEL PICADO ORNAMENTAL MEXICANO
El papel picado es un producto artesanal ornamental de papel que se trabaja en México y sirve para decorar festividades de todo el país. El papel picado es papel con figuras recortadas en él, y se caracteriza por la alta densidad de los huecos dejados en el papel, que son los que forman las figuritas que se pueden apreciar cuando el papel se extiende.




Suenan las teclas del piano de la vida,
las maracas son las calaveras de la orquesta.
Los mitos sonríen al arco iris,
la fantasía cose soles y sonrisas
con hileras de dientes y colmillos.

Mi corazón cuelga ansioso
en el nicho de gruñidos
y me caigo en un mar de olvidos y caprichos.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 05-06-05

65. LA ESTRELLA DE LA FELICIDAD




Soplo sobre la estrella,
en mi mano la dibujó el destino.
Está allí, olvidada,
titila en la línea de mi vida.
Ahora abre sus ojitos,
pestañea mimosa,
planea por mi palma,
es un pájaro de luz.

Ella me dice algo:
_En tu vida lo vas a encontrar.
Él tiene, escondida,
otra estrella de agudas puntas.
Las dos nos iremos,
remontaremos vuelo por el espacio
y nos colgaremos en tu cielo.
Entonces, serás feliz.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 04-05-05

64. SOBREVIVIENTE



Cuelga el tapiz de calaveras

sobre un arco iris de soles negros.

La sonrisa ansiosa de la noche

está tendida junto a las estrellas.

Las vocales se contorsionan

en la luna de cenizas siderales.

Yo, acá, cercada por dioses y demonios,

sobrevivo a las circunstancias de cada día.

y me levanto después de haber caído.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 27-05-05

63. UNA ESTRELLA DE MAR Y DE AMOR




Dora el sol la playa
y es de nácar la espuma.
Una estrella de mar
en mi mano tengo...
¡Qué cosa más rara!
Me cuenta historias,
dice palabras de agua y arena;
de sal son sus rumores,
azul celeste son sus recuerdo.
El cielo está en tus ojos
y el amor en mi corazón.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 03-05-05

viernes, 24 de octubre de 2008

62. MIS PALABRAS




Abro mi mano... ¡Oh!
¡Las palabras huyen despavoridas!
Las persigo y las traigo,
las tomo de sus manos,
de sus alas, de sus faldas,
de sus sombreros, de sus orejas,
de sus rabos, de sus rulitos.
¡Son tan caprichosas!

Se amontonan en palabrerías
y se ponen a demandar,
protestan horas y horas.
Después se quedan en silencio
y se duermen en los rincones
o se esconden en algún tugurio.

¿Cómo voy a encontrarlas?
¡A veces, tengo que ser detective!
Voy sin hacer ruido, con mi lupa,
y las descubro.
Ellas se sorprenden
y dóciles, si quieren, se vienen conmigo.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 28-04-05

jueves, 23 de octubre de 2008

61. ¿POR QUÉ ESCRIBO?


¡Escribo por escribir!
Entre los dientes de la calavera
está mi alma enmohecida.
¿Será la mía?

Los gruñidos de mis silencios
ponen a las vocales en línea
y llaman a gritos a las consonantes.
Mi sonrisa se espanta:
¡Cuelga debajo de las teclas un poema!
Ansiosa, espío el revés del teclado...
¡Oh! ¡Hay un arco iris!
Está zurcido en mis versos.

¡Mi corazón es el sol
y cuelga en la noche de mi vida!





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 24-03-05

60. CARTA DE AMOR DE UNA VAMPIRESA




Vampiria, 14 de febrero de 2005


Ubel, mi eterno amor:

Es la hora en que los pájaros vuelven a sus nidos, los murciélagos van dejando sus refugios y las luces de la ciudad comienzan a parpadear somnolientas porque el asesinado sol se muere en la hemorragia de sus heridas crepusculares.

Yo estoy saliendo de mi letargo y atisbo la noche recién nacida, mis recuerdos de otras noches de mi eterna vida se me agolpan en la memoria cuando, de entre las nieblas crepusculares de la cercana esquina en penumbras porque están rotos los faroles, apareces y me hechizas con tu silueta aristocrática, tu rostro juvenil y fresco, el cabello oscuro cayendo sobre tu frente... ¡Oh, tu cuello poderoso! Tus espaldas y tu torso llenos de fortaleza viril y vital sobre una pelvis singular y erguida sobre las férreas columnas de tus piernas.

Tu figura y tu juventud toda me encienden de desmesurada sed de beberme tu vida y sé que te seguiré por cielo y tierra hasta hacerte mío por toda la eternidad.

Bajo volando desde mi atalaya y te seduzco y envuelvo en la nube de mi antiguo poder. Me miras al fondo de mis ojos donde anida la noche, recorres mi cabellera más negra que el plumaje de los cuervos, mi suave piel del blancor de la luna y mi boca de maduras fresas sonriendo sólo para subyugarte. Vibran para ti, mi pecho generoso y mis caderas suaves sobre mis piernas esculpidas en una marmórea piel que guardan la entrada a tu eterno paraíso de lujuria que te hará mío para siempre. Me envuelven velos suaves de negras gasas que me dibujan en la noche con fragmentos de luna y memorias del tiempo, mientras en lo alto brillan millones de diamantes en el cielo.

Ya estás hipnotizado por el deseo de auscultar todos mis secretos y te vas a tu casa fascinado y absorto en tu nuevo sentimiento. Tal vez te acostarás en tu cama y yacerás con tu mujer, pero tu alma y el torrente de tu pasión circularán por tu sangre aguardando mi llegada.

Yo te sigo en el laberinto urbano y voy siguiendo tu rastro metamorfoseada en loba. Llego a tu casa, atravieso la reja y corro entre la hierba dentro del cuerpo de una frágil araña, llego a tu ventana e ingreso en tu dormitorio entre el aleteo de tus blancas cortinas, allá te diviso tendido en tu cama junto a la que llamas esposa.

Retorno a mi figura de hembra de la casta de Lilith y me dirijo a despertarte con mis besos y mi concupiscencia sexual y te prometo la eternidad. Me agacho sobre tu rostro y tu cuello; mi boca se bebe, sedienta, tu fuego. Entreabres tus ojos adormilados y sorprendidos que se encienden y se pierden en los míos. Los entrecierras para concentrarte en el más perfecto gozo y me abrazas, me ayudas a tenderme a tu lado en tu lecho matrimonial. Yo sólo sé que sin ti moriré y te beso con arrebato porque será la última vez que lo haga para beber tu sangre. En ese beso me ofrendarás vida y yo te entregaré, a cambio, eternidad. Me harás tuya y serás mío para siempre cuando me penetres victorioso y te sacies. con mi voluptuosidad.

Luego, después de haber contenido suspiros y gemidos en este orgasmo inigualable, dormirás lánguido y desfalleciente y dejarás de ser un común mortal porque te habrás transformado en un eterno seductor de las tinieblas, mi semejante: un vampiro y mi eterno amante.

Esta carta, que dejaré al lado de tu cama, sobre tu mesita de luz, la hallarás cuando despiertes desorientado y confundido y, tal vez, con un apetito de pasión desmesurado. Tendrás ansias de oscuridad, estrellas y lunas, pero no estaré a tu lado para saciarte. Yo me habré ido, no puedo quedarme a esperar a mi enemigo: el día. Tu antigua esposa no se enteró de nuestro amor de anoche, pero en la mañana te observará extraño. Piensa qué explicación le darás de tu nueva existencia. Descansa durante el día porque esta noche tendrás que salir de cacería para alimentar tu eternidad con sangre fresca y cobrar nueva vida.

Mi amado, te espero en Vampiria, nuestro mundo, ya que allí seremos felices por los siglos de los siglos. Te beso con mi húmeda boca roja de tu sangre.


Vampiresa




Marta Alicia Pereyra
Morteros,14-02-05

59. CARTA DE AMOR DE 1947



Villa María, 15 de septiembre de 1947.


Mi querida Avelina:

¡Cómo quisiera correr junto a ti para escuchar de tus labios que me has extrañado, que me quieres un poquito más y que también ansiabas estar conmigo!

Hoy domingo, como no he podido viajar a visitarte, me he puesto, durante la tarde, a releer todas tus cartas que conservo con particular e inmenso cariño. La primera de ellas está fechada el 2 de julio de 1946, día en que comenzó nuestro intercambio epistolar. Ésa y varias más me las dirigías con solemnidad exagerada: “Señor Federico Hipólito ...” “De mi mayor aprecio”. Con un estilo semejante lo hacía yo. Ahora, apenas si ha pasado un año y ya nuestras cartas son diferentes porque hemos sabido, quizás, interpretar el mutuo cariño de nuestros corazones. Quizás porque has comprendido el inmenso amor que siento por ti, mi amada Avelina. No quiero dudar que me quieres, que me amas de verdad, que en tu corazón sientes con tristeza el momento en que me separo de ti.

Día a día mis ilusiones y mis anhelos están puestos en ti porque siento que mi alma está inundada de tu ser, de tu afecto y de tu pasión al saber que me perteneces, que me quieres y que deseas ser enteramente mía.

Amada mía, sé que me quieres, pero eso no es suficiente para que dos personas se unan eternamente. Es necesario que me comprendas, que me toleres y que nunca haya asperezas entre nosotros. No me agradaría que vieras alguna falla, algún defecto y no tuvieras la confianza de observármelo, más si sufrieras al callarlo. Hemos llegado a tenernos tal confianza por nuestro amor que nos vemos sin reservas y de igual a igual, pues es imprescindible que nos conozcamos sencillamente como somos, sin afectaciones y con sinceridad. De esta manera, nuestro cariño no tropezará, después, con asperezas que puedan producir resquemores entre mi cariño y el tuyo.

Te llamará la atención que te diga todo esto ahora, pero es necesario que nos comprendamos bien y estemos preparados para el feliz día en el que unamos nuestras vidas, como ya lo están nuestros corazones y nuestras almas. Esta reflexión me la ha sugerido la frialdad de nuestras cartas que no parecen de enamorados prontos a comprometerse el 28 de este mes y dispuestos, Dios mediante, a unirse en la vida con el bendito sacramento del matrimonio.

Me extraña que todavía no seas confidente conmigo hablando personalmente y, en cambio, lo eres, aunque no en la medida de mis deseos, cuando me escribes. Me llama la atención tu pudor para hablarme de nuestro amor cuando estamos juntos, con la misma soltura e intimidad con que lo haces en tus cartas y estos me hace pensar que no adquieres, que no tienes o que no logro infundirte la confianza que es necesaria para la unión espiritual durante nuestro noviazgo antes de la unión matrimonial. He de decirte que aún me parece que me trataras con reserva, con respeto o como a un amigo en tu manera de actuar, en tu conversación y en la poca intimidad que nos rodea cuando nos vemos.

Esta “explosión” de mis sentimientos quiero que la entiendas bien y que la tengas siempre presente. He comprendido tu interés por pertenecerme cuando hablabas de nuestro casamiento y los sacrificios que te has impuesto para hacer tu ajuar de novia y el de nuestro futuro hogar que me has enseñado durante mis últimas visitas y estoy complacido por ello.

Darás afectuosos saludos míos y de mi familia para la tuya y vos recibe la seguridad de mi amor y muchos, muchísimos besos.




Federico


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 12-02-05


58. CARTA A UN AMOR INOLVIDABLE



Córdoba, 9 de febrero de 2005


Inolvidable amor:


¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que nos vimos?... ¡¡Toda una vida, amor mío!!

¡Cuántas veces busqué tu rostro en el rostro de otros hombres! ¡Cuántas veces creí o quise ver tu silueta entre la multitud de cada noche veraniega del mes de enero! Sí, siempre supuse que estabas de vacaciones debido a la feria judicial!

Tus ojos dorados por el tiempo, que los rodeó de sorprendentes arruguitas, brillan con picardía en mi memoria. Tu cutis de trigo y de miel acaricio; recorro, con la yema de mis dedos, tus ojos, tu nariz, tu boca, tus orejas y te beso mil veces en mi loca fantasía. Tu boca sonriente se pliega en la comisura de los labios y, hoy como ayer, la consiento con la mía y mis ojos turbados se tornan a mi recuerdo. Tu voz viril y tu risa resuenan en el eco de mis oídos. ¡Cómo deseo olvidarte como me olvido de tantas cosas que me resultarían tan útiles si las recordara! ¡Qué absurda e incoherente es la memoria!

Tu silueta me aguarda en la playa y me mira desde tu hombría y madurez hasta hacerme doler mi tierna juventud inexperta de aquellos tiempos. Tus besos... ¡Oh!... Tus besos y caricias hechos de lunas y soles recorrieron mi piel y los vuelvo a sentir como ecos de fantasmas en cada sitio donde nos citamos.

¡Muchas veces grité tu nombre en silencio! Busqué tus datos para saber si vivías -¡pobre esperanza!- y descubrí tu casa, allá me dirigí, pero no tuve el coraje de acercarme y comprobar tu olvido. También busqué aquel viejo bar de estudiantes, pero ya no estaba, en su lugar habían construido un edificio y así pasó con tu antigua oficina. ¡Sin dudas que el dios Cronos ha hecho su trabajo!

Quiero atesorarte para mí y, aunque sepa que te has casado y que tienes hijos, yo te oculto en mi corazón como mi amante. A pesar de que yo también me haya casado, recorro las playas, el río, las sierras y los parques tomada de tu mano o de tu brazo e imagino tu olor que te trae del pasado.

En aquel entonces te amé con pasión reverencial y te temí por tu experiencia de hombre. Ansiosa, cancelé las citas, pero te adheriste a mi recuerdo y cada noche veraniega que se puebla de fiestas, vuelve mi subconsciente fatídico a emprender una renovada búsqueda de aquellos besos fantasmales. Mi locura llega a inventar argumentos para diálogos telefónicos para volver a oír tu voz, pero ninguno de ellos me convence ni, creo, te podrán parecer creíbles.

Debo ser bastante insensata para escribirte, pero lo hago llevada por mi tonta ingenuidad que me hace pensar que, a lo mejor, no te has olvidado de esa jovencita de ayer que anida en mi pecho de mujer y quiero que sepas que nunca volví a vibrar de pasión tan encendida como la que hiciste arder en todo mi ser. ¿Me animaré a enviarte esta carta el Día de San Valentín? ¡A él encomiendo mis sentimientos!

Te besa con amor.

Marilina



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 09-02-05

57. SEDIENTA Y HAMBRIENTA DE TI




Adormilada, te llamé.
Mi pelvis se agitó
en rítmico vaivén,
ahuecóse mi cintura
y elevóse mi vientre.
Gritó la carne de mis senos
y los pezones se irguieron
con prepotente instinto.

Mi nido de tapices húmedos,
mi suave cavidad ardiente,
te buscó entre los vahos mustios
de la siesta en penumbras
estremecida por un coro de cigarras.

¡Llamé a tu piel, a tu carne,
a tu falo ausente!
Lo presentí y lo maldije...
zigzagueaba a ciegas.
¡Y me ahogué, sedienta y hambrienta,
en el deseo del placer!





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 12-12-04

miércoles, 22 de octubre de 2008

56. UN SUEÑO (a los Graduados del CENMA Nº128)

















"MANOS DIBUJANDO" LITOGRAFÍA (1948) DE M. C. ESCHE





¡He atrapado un sueño
esperanzado,
infinito,
cincelado
en el sacrificio de cada día!

Se me escurría entre los libros,
se abrazaba con la luna,
lloraba en los exámenes,
se enternecía en las primaveras,
se distraía en las galerías
y renacía con otros sueños!

¡He atrapado mi sueño!
Lo perseguí en mis apuntes,
lo descifré en algún poema,
lo analicé y lo contabilicé,
lo sumé, resté, dividí y multipliqué,
lo auxilié y le seguí su historia,
recorrí su geografía,
reconocí su medio ambiente
y su sustancia química.

Me di cuenta de que los sueños
deben convertirse en realidad.
Aprendí que, luego, aparecerán otros
y que no hay mejor oficio
que el de atrapasueños.








Los atrapasueños o también llamados cazadores de sueños, se denominaban "Bawaadjigan" en el lenguaje Ojibwe de los sioux, quienes luego se dividieron en los sante (isanyati, los que viven cerca de Knife Lake), dakota centrales y teton (lakotas).
Estas culturas sostenían la creencia de que los sueños eran mensajes del mundo espirtual. De esta manera, el atrapasueños funcionaba como un filtro de sueños y visiones, que protegía contra las pesadillas. Los lakotas particularmente, llegaron a creer que el atrapasueños sostiene el destino de su futuro, y es propicio para la buena fortuna y la armonía familiar, aparte de los buenos sueños.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 12-12-04

55. HAIKUS GATUNOS







Arrullos de aves
en las ramas más altas.
Acá, el gato.





Vuelan los pájaros
en la noche cerrada.
Un gato acecha.






Un gato duerme
sobre el techo del auto
en el garaje.






El gato pide
su merienda y se aleja.
¿Rumbo a la noche?









Marta Alicia Pereyra
Morteros, 25-11-04

54. NIÑOS, OJOS ASOMBRADOS






Niños, ojos asombrados.
¿Adónde van? ¿No me llevan?
Tejamos versos alados
que los unicornios lean.

Niña, ojos de canción,
sueña con hadas y brujas
volando en mi corazón
con sus varitas y embrujos.

Niño, ojos de ilusión,
callejea mi memoria,
pinta castillos de terror
con monstruos de zanahoria.

Niña, manos de jazmín,
te contaré muchos cuentos
con un duende de carmín
y una nariz de pimiento.

Niño, boca de turrón,
pinta un tobogán y hamacas
en mi imaginación
con príncipes y piratas.

Niños, risas de ternura
y lágrimas de dolor,
hagamos un futuro
donde reine el amor.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 04-03-05

53. HAIKUS URBANOS








La bicicleta,
ilusión infantil
sobre dos ruedas.




Frente al colegio,
bicicletas aguardan.
Jinetes llegan.



Noche y silencio.
Grita alegre el borracho
y encienden luces.





Los piqueteros
por doquier cortan calles.
¡No hay quién los pare!







Es de cemento
un pasillo cerrado.
Corre a la luz.





Neón brillante,
pulsación del cartel.
¿Ritmo con luz?





Al laurel llegan
los primeros gorriones.
¿Un hotel de aves?





Estatua gris
atraviesas el tiempo.
¿Eres perenne?






En el silencio,
regreso de un vecino.
Triste silbido.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 19-11-04

52. INVIERNO




La noche estará bordando
con mil agujas de escarcha
una sábana muy blanca
para tender en mi casa.

Aquí y allá da puntadas
a caprichosas figuras,
deja el hielo en el tejado
y en la falda de las sierras.

La Luna tiembla de frío,
parlotean las estrellas.
El viento se lleva mi alma,
mis ojos corren tras ella.

En ese vidrio empañado
mi dedo escribe su nombre.
-Mamá, estás muy abrigada
tejiendo junto a la estufa.

Ajedrez juegan tus hijos
reconcentrados y mudos.
Una llama bajo la olla
hace gruñir a la sopa.

De cenar llega la hora...
está por venir papá...
Este recuerdo lejano
vuelve cada nuevo invierno.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 24-07-04

51. HOJA, PEREGRINA DEL OTOÑO




Hoja peregrina,
lágrima ocre,
crujiente,
rugosa,
fuiste la enamorada
de los pájaros,
del rocío,
de la luz.
Rodaste desde la rama
condenada a la soledad.


Danzarina de la brisa,
embriagada,
desgarrada,
susurrante,
estallas en la herida
marchita de tiempo
dorando mi sendero
y abrigando la tierra
con tus sueños
amarillos,
anaranjados,
marrones.

Planeas en el espacio
y te posas
en la cabeza
de la muda estatua
de una diosa griega.
Caes, ruedas y vuelas
por los bancos y glorietas
de las plazas.

Sueñas
entre las páginas de mi libro,
en mis versos de poeta,
en mi paleta de pintor
y en una fotografía.

Puñal del viento,
laceras el aire
en tu trayecto
repentino,
inseguro,
improvisado
por los atardeceres
apurados del otoño.

Te quejas,
gritas
y crujes
desde el suelo hollado
y clamas
por tu fragilidad
madura,
crocante
y mustia.

¡Qué pena
cuando incineran
tu perfil pregonero
del futuro invierno
y te metamorfoseas
en ceniza y humo!








Marta Alicia Pereyra
Morteros, 25-05-04

50. POEMITAS SURTIDOS




Mis zapatillas nuevas
son diferentes
porque cuando camino
hallan parientes.

ººº***ººº


El sillón de papá
es aburrido
porque cuando se sienta
se queda dormido.

ººº***ººº


La granja de mi tío
es especial
porque en todos sus árboles
veo un nidal.

ººº***ººº


Mi bicicleta vieja
se me enojó
porque la lluvia tibia
no la mojó.

ººº***ººº


El Sol del cielo gris
se me asustó
cuando don Nubarrón
se lo tragó.

ººº***ººº


La rana del jardín
cazó un mosquito.
Ahora está contenta
y croa más bajito.

ººº***ººº


El cuaderno de Lengua
es divertido
porque se alegra mucho
si en él escribo.

ººº***ººº


Juego con Matemática...
¡Qué entretenido!
...para entender mejor
cuando divido.

ººº***ººº


Ciencias me gusta mucho.
¡Es tan picante!
Siempre comprendo más
Si soy constante.

ººº***ººº


El juego de los niños
es compartido
todos cantan y ríen
y yo me despido.

ººº***ººº




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 23-05-04



49. HAIKUS DEL TIEMPO FUGITIVO




Perlas del tiempo,
los efímeros días...
¡Se pasa el año!

Pez de rubí,
de este mar de días
huyes muy rápido.

Plata y cristal
de lejanas estrellas...
¡La aurora llega!

Cuelga una luna
de crema chantillí...
¡Y se derrite!

Larga es la noche
de duendes muy poblada.
¡Corto es el día!

Nos deslizamos
en tobogán del tiempo
por el presente.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 01-05.04

48. HAIKUS DEL VERANO





Calor de enero...
mosquitos... cascarudos...
¡Llegan los bichos!


Mis poros lloran
gotitas de sudor.
¡Uf! ¡Qué calor!


En el concierto,
cigarras musiqueras
tocan guitarra.


Del algarrobo,
cigarras guitarristas
dan su concierto.


Siesta... calor...
un palomo arrullando
en el silencio.


El sol de bronce
se derrite en su fuego
por el camino.


Coristas verdes,
las cigarras del árbol...
¡Cómo ensordecen!


Río serrano
de aguas frescas y oscuras,
vas serpenteando.


El viento calla,
huyó lejos de aquí.
Paisaje en calma.



Marta Alicia Pereyra de Dall Agata
Morteros, 01-05-04

47. ¡FELIZ DÍA DE REYES!



Los tres Reyes Magos
de Oriente vinieron.
¡Para el Niño Dios,
regalos trajeron!

Montaron camellos,
desiertos cruzaron,
siguiendo la estrella
a Belén llegaron.

Preguntado Herodes
por el Rey de Reyes,
ya les contestó:
_¡Nada sé de él!

Y le prometieron
contar donde hallarlo,
pero no volvieron
para ocultarlo.

Incienso, oro y mirra
a Jesús regalaron,
lo adoraron también...
tal vez, le cantaron.

Después se volvieron
a pisar su tierra.
¡El corazón nuevo
terminó su espera!

Magos misteriosos,
estudiando el cielo
vieron una estrella
blanca como el hielo.

¡Sólo la encontraron
porque lo quisieron!
Una estrella sin par
que ellos conocieron.

Así hacemos muchos:
seguimos la estrella
que descubrimos hoy
y vamos hacia ella.

¡Sigue tu estrellita,
te guiará en la vida!
¡La verás tú solo...
y nunca la olvides!





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 05-12-04

46. ¡AÑO NUEVO, BIENVENIDO!



¡Año viejo, vete ya!
Tienes la barba de días,
la nariz, de mil semanas
y los ojos, de mis tías.

¡¿Qué esperas?!... ¿No te has ido?
Te regalaré una guirnalda
que hice con mis pesares
para que adornes tu calva.

Arrastras los pies cansados.
¡Has caminado de prisa!
Tus manos están temblando
y se te borró la risa.

¡Allá viene tu relevo!
¡Cuántas venturas y andanzas
este bebé nos promete!
Y... ¿Nos traerá esperanza?

¡Es un alegre milagro!
¡Su llegada celebremos
con las copas bien llenitas
con entusiasmo brindemos!

¡Este año tan esperado
prometamos ser mejores,
hacer balance, primero,
sin cometer más errores!





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 24-12-03

45. COPLAS DE NAVIDAD (Son de mi autoría. Citen mi nombre los que las copian. Gracias.)




En Belén nos nació un niño...
cuando hombre, murió en la Cruz.
¡Esperanza dio a la Tierra;
al corazón, la luz!

Su mirada, de ilusión;
su nariz, con un lunar;
sus cabellos, de ensueños
y su boca, para amar.

Sus manitas regordetas
con deditos sonrosados
ya nos dan su bendición.
¡Somos sus seres amados!

¡El Niño duerme feliz!...
Un buey le cuenta secretos,
la vaca le dice muuu
y un gallo se queda quieto.

Mientras duerme el Niño Dios,
María lava pañales,
San José ordeña una cabra
y ahuyenta todos los males.

Llegan todos los pastores,
a adorarlo, desde el cerro.
Traen leche y corderos,
pan crocante y un cencerro.

Para él, los pájaros trinan,
se oyen alegres gorjeos.
Los grillos hacen cricrí
y a las cigarras no veo.

La estrella en Belén titila,
al Niño quiere anunciar.
Unos sabios Reyes Magos
ya la siguen sin parar.

Adoran al Niño
María y José,
todos los pastores,
los Reyes también.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 14-12-03

martes, 21 de octubre de 2008

44. (^..^) EL ÑANDÚ ÑAPIRÚ (^..^)




Les voy a contar una historia
y... ¡Sépanla de memoria!

El gris ñandú Ñapirú
vivía allá en Curuzú.

El comía pururú
y lo atacó un patatús.

Un día este animalejo
se fue muy, pero muy lejos.

Luego vio al señor doctor
que le recetó un licor.

Volvió corriendo a su casa
a ver a sus cinco esposas.

El harén lo recibió
y comieron un bombón.

Ellas, los huevos pusieron,
una nidada formaron.

Él, los huevos empolló.
¡Seis semanas se sentó!

Nacieron treinta polluelos...
¡Amarillentos pilluelos!

Allá va don Ñapirú
con sus charos al ombú.

Dan vueltas en trolebús
y viajan en autobús.

También pasean en tren
por la ciudad de Neuquén.

Pasear y pasear...
¡Ay!...¡Los hizo descuidar!

Eran presa apetecida,
sus plumas eran queridas.

¡Pobres ñandúes ligeros!
¡No querían ser plumeros!

Corrieron aquí y allá...
¡Llegaron a un pastizal!

Y lograron escapar...
¡No se dejaron atrapar!

El cazador olvidó
pues el rastro les perdió.

Ya dejaron la ciudad
para otra oportunidad.

Siguió su vida Ñapirú
fue un buen papá ñandú.

Los charabones crecieron
y por el campo vivieron.

Así terminó esta historia
de ñandúes con memoria.

Pluma, plumita, plumero,
te di un cuento entero.




Glosario

charabón. m. En Argentina, pichón de ñandú. También llamado “charo” y “suri”.

harén. m. En este poema, es el conjunto de las cuatro o cinco hembras del ñandú que ponen de diez a sesenta huevos. Luego, los empollará el ñandú macho por treinta y cinco a cincuenta días sentado en el nido. Los polluelos permanecerán con el padre de cuatro a seis meses.

ñandú. (Del guaraní “ñandú”, araña) m. Ave corredora, parecida al avestruz africano, pero con tres dedos en cada pata, más chico y de plumaje gris.

ombú. m. Amér. Merid. Planta herbácea de gran porte y fisonomía de árbol, de corteza gruesa y blanda, hojas elípticas, y cuyas raíces emergentes se extienden desde la base del tronco en todas direcciones.

pururú. m. Arg. fam. Pororó, pochoclo. Rosetas de maíz.

trolebús. m. Vehículo urbano de tracción eléctrica, sin raíles.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 06-12-03

43. QUERIDA MAMÁ




Mamá, querida mamá,
te retrato en mis recuerdos,
en mi corazón estás
y el son de tu voz no pierdo.

Tus manos de ama de casa
ya sujetan cacerolas,
soban y soban la masa
o recogen amapolas.

Acunas a tus criaturas
como diosa terrenal
y guías las aventuras
como una amiga especial.

Beso tu cara de flor...
tu suave piel acaricio...
Me aprieto a tu corazón
y lo demás es ficticio.

Encendiendo tu memoria
veo tu dulce figura:
caminas desde la gloria
de mi infancia con dulzura.

Hoy, tu aroma maternal
me guía y te he encontrado
en el caos universal...
¡Soy un cachorro extraviado!




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 02-11-03

42. (ª..ª) LA LOMBRIZ BEATRIZ (ª..ª)

Ya comienza la historia,
ya guárdala en tu memoria.

Sentadita en su terrón,
Beatriz era feliz
viajando por el país.

Era una lombriz marrón
que cavaba galerías
andando en subte de día.

Le dieron un coscorrón,
enseguida la raptaron
y en canasto la llevaron.

Le latía el corazón...
¡Pobre lombriz Beatriz!
...y sólo dijo: _¡Atchís!

La cargaron en camión,
la juntaron con sus primos
y todos querían mimos.

Ella viajó de un tirón
en un tarrito con tierra
a un arroyo de la sierra.

Esperaría al salmón
pues sería su carnada.
¡Cómo estaba de asustada!

El pescador grandulón
le entregó la lombriz
a un niñito aprendiz.

¡Ya no había solución!
_¡Ay! ¡Ay!_ gritó la lombriz.
¡Fue requeteinfeliz!

Alguien le pidió perdón.
¡Ella no lo podía creer
hasta que lo pudo ver!

Era el niño bonachón
que le perdonó la vida
pues la vio muy compungida.

Milagro sin ton ni son
ocurrió en aquel lugar...
¡Ya lo sabría contar!

Este relato y canción,
las lombrices cantarán...
¿Un niño así encontrarán?

Así vivió Beatriz
muchos años muy feliz
sin comer ni una perdiz
y estornudando: _¡Atchís!





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 03-11-03

41. CELEBRACIÓN DE LA PRIMAVERA




¡Ya celebremos a esta Primavera!
Hagamos coronitas de jazmines,
juguemos a la mancha en el jardín
y bailemos moviendo la cadera.


Caritas violetas de pensamientos
sonríen en su tallo a las abejas.
Fresias amarillas elevan quejas
a unos moscardones sin miramientos.

Abejorros a los azahares van,
colibríes vuelan de aquí para allá.
Una palomita va a ser mamá
y las mariposas por nacer están.

Las ramas desnudas brotan ligero.
La que se anticipó fue la higuera
y le da gracias al agua de la manguera
que la ayudó a reverdecer primero.

¡Muy temprano suena el reloj del Sol!
Los pájaros, a todos, nos despiertan
y con sus canciones nos desconciertan.
¡Qué bochincheros y traviesos son!

En una alfombra de rosadas flores
bajo la copa, al pie del lapacho,
duermen la siesta los duendes borrachos
que beben el néctar de mil amores.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 25-10-03

40. LUNA DE AZAHAR




¡Ay! Luna de azahar,
amasarás con sal
mil bollitos de pan
para regalar.

Te voy a rascar
en la nuca y besar.
Iremos a jugar
y, a las nubes, cazar.

¡Quisieras cantar
y en el cielo, saltar!
¡No puedes amar
ni siquiera soñar!

Te voy a pintar
un redondo lunar
y te podré estirar
tu sonrisa sin par.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 18-10-03

39. >>(((((•> LA SARDINA CELINA <•)))))<< (pareados)





Hallé una linda sardina
que se llamaba Celina.
>>(((((·>


Un día nadó a la playa,
allí casi se desmaya.
>>(((((·>


La esperaba la merluza,
la maestrita Chirusa.
>>(((((·>


La sardina, mala alumna,
se disfrazó de columna.
>>(((((·>


Chirusa le vio una aleta
y tuvo una pataleta.
>>(((((·>


Vino a clase con los peces,
tuvo que escribir cien veces:
>>(((((·>


“De mis clases, no escapar
porque no aprenderé a amar.”
>>(((((·>


Seño Chirusa enseñaba
y de anzuelos escapaba.
>>(((((·>


Su tema más importante:
Amor a los semejantes.
>>(((((·>


Más discípulos tenía
y, a todos, mucho quería.
>>(((((·>


Pasaba el fino Lenguado,
los ojos del mismo lado.
>>(((((·>


Nadaba el largo Bacalao
mirando siempre de “costao”.
>>(((((·>


Iba muy orondo el Pejerrey
porque lo premió el virrey.
>>(((((·>


Un gracioso y gris Delfín
estaba presente al fin.
>>(((((·>


También un tímido atún
que conocía Cancún.
>>(((((·>


La muy orgullosa sardina
estaba siempre en la esquina.
>>(((((·>


Un día todo cambió
pues Cupido la flechó.
>>(((((·>


Se enamoró del lenguado
pero él no estaba enterado.
>>(((((·>


Los peces enviaron cartas
y colgaron dos pancartas:
>>(((((·>


“Te amo, Lenguado Conrado
con tus ojos del mismo lado.”
>>(((((·>


El orgullo, él le hizo olvidar
y así ella aprendió a amar.
>>(((((·>


La miró con sus dos ojos
y tuvo dos antojos:
>>(((((·>


Vivir por siempre feliz
y besarla en la nariz.
>>(((((·>


_Se fueron al fondo del mar_
me lo contó un calamar.
>>(((((·> <·)))))<<


La historia llegó al final,

castillito de coral.

>>(((((·> <·)))))<<






Marta Alicia Pereyra
Morteros, 21-09-03

38. (=^..^=) COPLAS CON ANIMALES (=^..^=)


Allá lejos, en el campo,
vi pasar a un peludo
y suspirando dijo.
_¡Soy muy corajudo!

0o0


Por aquel camino,
rápido, cruzó un zorro.
_¡Ay, qué linda cola!_ dije.
Y él saludó con el gorro.

0o0


Al lado de un hormiguero
Estaba comiendo un tapir
Y las hormigas le decían:
_¡Tendrás que huir, huir, huir!

0o0


Todos observan de lejos
cuando pasea el zorrino,
no sea que se enoje
cuando va con su sobrino.

0o0


Grita el chajá: _¡Chajaaá!
alertando al paisano
porque viene un extraño
caminando por el pantano.

0o0


Patito de la laguna,
Boquita tan amarilla...
¿Qué hacés todo el día?
¿No venís a mi parrilla?

0o0


El fuerte dolor de dientes
se le pasa a la vizcacha.
Todos ríen bien tranquilos
y ella se acomoda el hacha.

0o0


Arriba de una palmera
se columpiaba un monito
que pelaba una banana
canturreando muy bajito.

0o0


Inflaba mucho el escuerzo
su cuerpo liso y redondo.
Pasó una rana y le dijo:
_¡Qué batracio tan cachondo!

0o0


Al lado de una laguna
estaba echado Don Puma,
fumando su cigarrillo
hacía mal una suma.

0o0


_Martín Pescador_ se oyó_
soy un pejerrey demorado...
¿Me dejarás pasar hoy?
¡Pues estoy muy enamorado!

0o0


Corre la liebre ligera
el zorro corre muy atrás.
¡Qué mala que es la carrera
si no la puede alcanzar!

0o0


Murciélago tan fulero,
no has de pasar muy sonriente.
Llevas la ñata aplastada...
¡Pareces del diablo pariente!

0o0


Lechuza color canela,
ojitos grandes y hundidos...
¡Parece que estás muy seria!
¿No te ríes, bandida?

0o0


Vizcachita, vizcachón,
la lunita te persigue
en muchas de tus andanzas
y traes lo que consigues.

0o0





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 25-08-03
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...